Penthouse Guarida 3

Fecha 2018
Lugar Metepec, Estado de México

El reto de este proyecto consistió en reflejar el estilo de vida de un hombre soltero que gusta de la moda, la música, el vino y la buena comida.

Todo esto en un marco de lujo y confort enfocado a hacerlo sentir completamente identificado con cada uno de los elementos del espacio y con los objetos de cada habitación.

Elegante confección

Para darle vida a este concepto pusimos en juego materiales como: la madera de nogal, de ébano, acabados espejo y mármol, principalmente. Además de los textiles y tapicería que aportan acentos y contraste a la paleta de color y las texturas de todos los espacios.

Fluidez espacial

Aunque las dimensiones del espacio no son muy grandes (se trata de un penthouse,con una planta de 130 m2), logramos integrar cada área, con su propia funcionalidad; en una especie de circuito que aporta la sensación de amplitud y libertad de movimiento.

Todo el conjunto de elementos queda enlazado por una escalera escultórica de mármol y acero que aporta una experiencia visual distinta, dependiendo del lugar desde el que es vista.

Diseño a medida

Cada una de las áreas fue creada para satisfacer los gustos y aficiones del usuario.

Un ejemplo de esto es su pasión por la cocina, porque nos indicó claramente el camino a seguir en esta área y la estrategia fue sumar los mejores electrodomésticos (Miéle), para integrarlos de forma sutil y elegante a finos acabados como el espejo-bronce, el ébano y la sobria encimera de cuarzo. Detalles funcionales como el grifo Hansgrohe, la campana-lámpara de Élicao la cava para vino de Miéle.

Las luces sobre los muros y el contorno de la alacena superior lo convierten en una especie de escenario, además de que acentúan el concepto de lujo y del placer por la buena comida.

A la luz

Todo el proyecto susurra la idea de sofisticación a través del trabajo que se realizó con la iluminación, porque parece delinear zonas clave de todo el apartamento e integrarlo en una armonía visual.

Las lámparas de Flos además de iluminar de forma específica ciertas zonas, realzan el estilo y sorprenden con su estructura a manera de esculturas suspendidas en el espacio.