La Mansión

2016-2017
Toluca, Estado de México

 

En este proyecto nuestra misión principal fue refrescar el estilo clásico de la arquitectura de una propiedad de 3500 m2, para que se adaptara a la personalidad de un matrimonio conformado por una pareja joven.

Para atraer cada uno de los espacios al presente, nos centramos en la funcionalidad que se les daría y en los gustos y aficiones individuales de los habitantes.

También creamos espacios para la convivencia en pareja y familiar, pensando en las actividades que les gusta compartir y pasar momentos agradables, como en el caso de las salas y los dos bares.

Recinto para dos

La amplia habitación principal nos dio la posibilidad de recrear un espacio muy confortable y con distintas funciones para el descanso y la convivencia.

Un factor clave fue la iluminación, porque fue diseñada para envolver el conjunto en una atmósfera cálida que induce al reposo y a la relajación. Además, los grandes ventanales que rodean la habitación llenan todo con luz natural y esto aporta la sensación de frescura, y también acentúa las dimensiones del espacio.

El juego de texturas y color en cortinas, muros y mobiliario imprimen un ritmo visual que deja de lado la monotonía y destaca cada estación de forma particular.

En el cuarto de baño nos arriesgamos con elementos más dramáticos en cuanto a color y textura, como en el caso de las cortinas y el sillón colocado frente a la tina.

Todo con acabados de lujo y materiales como el mármol y la madera que se integran a un solo lenguaje: el confort. Además, añadimos detalles que lo hacen extraordinario como la llave Massaud de Hansgroe.

En estos espacios la invitación a permanecer; iniciar, terminar el día o pasar una tarde de descanso es clara y difícil de rechazar.

Acentos sorprendentes

Gracias a la amplitud del espacio fue posible integrar objetos que sorprenden y atrapan a la vista. Al entrar nos encontramos la imponente estructura de una escalera que, además, aporta mucho movimiento a las líneas arquitectónicas.

En el caso de la sala, la chimenea es el centro focal. El acero y el mármol hacen que sea irresistible a la mirada.

Espacio para el silencio

El gusto de ella, por la meditación, se hizo merecedor de un lugar muy especial dentro de un espacio que funciona también hace las veces de oficina. Aprovechamos la gran cantidad de luz natural para que tuviera la atmósfera propicia para la concentración y el estado de tranquilidad que se requiere.

Y para darle un toque todavía más personal, el despacho diseñó y realizó, especialmente, una escultura llamada “Desprendimiento” de la cual penden 32 ángeles que parecen flotar en el espacio.

Para él

La oficina masculina es un espacio más arriesgado, muy moderno e integrado por elementos vivaces, tanto por la forma, como por el color. El lujo y la comodidad se lograron a partir de detalles fascinantes como en el caso de la silla de Pininfarina,el reloj Nomon, la lámpara de pie de Flos y el tapeteNanimarquina.

Cruce temporal

En uno de los bares integramos el estilo clásico de la arquitectura con elementos muy modernos. Es como un espacio vuelto a la vida con detalles que contrastan armónicamente por sus colores o sus formas como en el caso de las mesas de centro colocadas frente a los sillones.

En la sala de juego se logró un estilo ecléctico a partir de la mezcla de texturas, colores y detalles como lámparas y un gran espejo rectangular que refleja todo lo que ocurre en una especie de escenario.